jueves, 3 de agosto de 2017

Créditos institucionales, de los mejores para adquirir casa



El deseo de adquirir una vivienda propia puede llevar a los consumidores a comprar la primera opción que se les presenta con créditos que, pasada la euforia por el hogar, sean difíciles de pagar y se corra el riesgo hasta de perder la propiedad.

Para ello existen instituciones como el Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Fovissste) y el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), que brindan beneficios a sus derechohabientes.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros expuso que lo primero que se debe hacer es hacer cuentas para ver si se puede financiar algún tipo de crédito.

Es decir, liquidar todas las deudas atrasadas, juntar aproximadamente 20% del enganche de la propiedad y recordar que se le descontará una cantidad cada quincena de su sueldo, para planear los gastos.

Explicó que una vez que se decidió a comprar un inmueble y se eligió la propiedad, es necesario saber si se cuenta con la prestación institucional, ya que si se es trabajador y cotiza en el Instituto Mexicano del Seguro Social, el préstamo a solicitar es el Infonavit.

Esta institución anunció recientemente la entrada en vigor de un nuevo tope máximo de crédito para sus derechohabientes, de 1 millón 664,000 pesos para adquirir una vivienda de mayor valor, sin modificar los plazos de amortización ni las tasas de interés.

Por su parte, Fovissste se encarga de gestionar los préstamos hipotecarios a los trabajadores del gobierno, mediante un esquema tradicional de sorteos, no obstante, creó el programa Fovissste en pesos, para no tener que esperar al sorteo.

Este crédito se otorga en plazos de cinco a 25 años, con tasa de interés ordinaria fija durante toda la vida del préstamo y será igual que el Costo Anual Total, cuyo valor deberá ser verificado por el derechohabiente al momento de formalizar el crédito.

El Fovissste presta hasta 4 millones de pesos —el cálculo del monto del crédito considera tanto el salario base como los ingresos recurrentes— y en caso de requerirlo, el recurso restante es aportado por la Sociedad Hipotecaria Federal o las entidades financieras respectivas, cuyo saldo se denominará en pesos.

Para el 2017, el Fovissste tiene previsto otorgar 112,366 créditos hipotecarios con una inversión superior a 37,000 millones de pesos para que maestros, médicos, enfermeras, elementos de seguridad federal, jueces y magistrados puedan adquirir una casa en beneficio de ellos y sus familias.


Fuente: El Economista

No hay comentarios:

Publicar un comentario